(+34) 625 727 859 neurocenterbarcelona@gmail.com

Lo que se debe hacer:

  • Conservar la calma, ya que una actuación precipitada puede ser peligrosa.
  • Tratar de que la persona no se lesione durante la crisis epiléptica, quitando objetos peligrosos de alrededor (aristas de muebles, objetos punzantes, etc) y colocar algo blando bajo su cabeza, para evitar que se golpee contra el suelo.
  • Aflojar ropas alrededor del cuello, (corbatas, camisa, etc.).
  • Postura de seguridad: se debe colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración, y evitar que se atragante.
  • Observar la duración de la crisis epiléptica.

En la gran mayoría de las ocasiones este tipo de crisis epilépticas finaliza en dos o tres minutos, tras lo cual la persona se recupera gradualmente.

Se debe esperar al lado de la persona hasta que la crisis epiléptica termine. Dejar que descanse hasta que se recupere y comprobar que vuelve poco a poco a la situación normal.

Cómo poner el paciente en postura lateral de seguridad.

Lo que no se debe hacer:

  • No se debe tratar de inmovilizar a la persona por la fuerza durante la crisis epiléptica.
  • No se debe introducir ningún objeto en la boca con el afán de que la lengua no vaya hacia atrás, dado que puede ser peligroso si traga este objeto y se queda alojado en las vías respiratorias, además de las posibles lesiones orales, al intentar introducirlo a la fuerza.
  • Nunca se debe dar agua, alimentos o pastillas por la boca durante la crisis epiléptica o poco después puesto que un posible vómito con el conocimiento alterado puede ser muy peligroso. Así mismo, una vez finalizada la crisis epiléptica no es útil la administración de medicación sedante.

 

 

Cuando llamar a una ambulancia  en caso de crisis:

La gran mayoría de las crisis epilépticas terminan de forma muy rápida y no es necesario trasladar a la persona con epilepsia conocida a un Servicio de Urgencias por la crisis epiléptica en sí. Se debe trasladar en las siguientes circunstancias:

  • Si la crisis epiléptica dura más de 5 minutos.
  • Si la crisis epiléptica se repite en corto espacio de tiempo.
  • Si no recupera por completo la situación previa, tras un periodo de tiempo prudencial después de la crisis epiléptica.
  • Si ha habido un traumatismo/herida importante durante la crisis epiléptica.
  • Si la persona que ha sufrido la crisis epiléptica está embarazada, o toma anticoagulantes.
  • Si se trata de una persona que no sea epiléptica. En este caso no se conoce la causa y puede tener una enfermedad aguda que requiera un diagnóstico y tratamiento urgente (por ejemplo, meningitis, trombosis cerebral, intoxicación, etc.).